Ideas para enseñar mindfulness a los niños

Está comprobado que el mindfulness tiene muchos beneficios para todos, ayuda a que las personas puedan separar sus sentimientos de sus pensamientos, y así poder manejar los sentimientos negativos sin vernos agobiados por ellos.

 

En los niños, uno de los grandes beneficios del mindfulness es que aumenta el optimismo y la felicidad, baja el nivel de bullying y de agresión en las escuelas, aumenta la compasión y la empatía por los demás y ayuda a resolver conflictos. Estos ejercicios pueden ayudarte a que tu hijo esté más calmado y sentirse mejor cuando esté alterado y lo mejor es que los puedes hacer en casa.

 

También puedes leer: 7 consejos para mejorar el tiempo en familia

Siéntate con tus hijos en un lugar cómodo y pon una campana en el centro. Suénala y pídele que alce la mano en el momento que deje de escuchar el sonido de la campana. Entonces pídele que permanezca en silencio escuchando los sonidos que haya a su alrededor por un minuto, tratando de distinguirlos uno por uno. Al finalizar el minuto, platiquen sobre lo que escucharon en ese minuto. Este ejercicio ayuda a que los niños logren conectar con el momento presente y con la sensibilidad de las percepciones.

 

Haz que los niños salten en su lugar por un minuto. Después haz que se sienten y pongan las manos en su corazón. Pídeles que cierren sus ojos y sientan sus latidos, su respiración y pídeles que se den cuenta que más pasa en su cuerpo.

 

Siéntate con tu hijo y pídele que cierre los ojos. Dale un objeto fragrante como una cáscara de naranja recién pelada, o una flor de lavanda o jazmín. Pídele que sienta el aroma, enfocando su atención sólo en el aroma del objeto. Los aromas son una muy buena herramienta para evitar ansiedad (entre otras cosas)

 

Dale a tu hijo un objeto para tocar, como una pelota, una pluma o una piedra. Pídele que con los ojos cerrados, describa lo que siente con sus manos. Después tú haz lo mismo. Este ejercicio y el anterior, aunque son simples, son una muy buena manera de enseñar a los niños a aislar un sentido de los demás y ponerse en contacto con otras experiencias.